amfAR, The Foundation for AIDS Research

Los hechos de la vida: ¿Qué necesitas saber tú y las personas que quieres sobre el VIH/SIDA?

 

ÍNDICE


¿Qué es el VIH? 

VIH significa virus de inmunodeficiencia humana y es el virus que causa el SIDA. Forma parte de un grupo de virus llamados retrovirus, infecta las células humanas y utiliza la energía y los nutrientes de esas células para crecer y reproducirse.

TOP 

 

¿Qué es el SIDA? 

SIDA significa síndrome de inmunodeficiencia adquirida. Es una enfermedad en la que el sistema inmunitario del organismo es destruido y se vuelve incapaz de combatir ciertas infecciones conocidas como “infecciones oportunistas” y otras enfermedades que aprovechan la fragilidad del sistema inmunitario.

Cuando una persona se infecta con el VIH, el virus penetra en el cuerpo, donde vive y se multiplica, principalmente en los glóbulos blancos, que son las células inmunitarias que habitualmente nos protegen de las enfermedades. La característica de la infección por VIH es la pérdida progresiva de un tipo específico de células inmunitarias llamadas T-cooperantes o CD4. A medida que el virus se desarrolla, daña o mata éstas y otras células, lo que debilita el sistema inmunitario y deja a la persona vulnerable a diversas infecciones oportunistas y otras enfermedades, desde la neumonía hasta el cáncer. Los Centros para el Control y la Prevención de las Enfermedades (Centers for Disease Control and Prevention, CDC) de los EE. UU. definen el diagnóstico clínico de SIDA cuando la persona ha dado positivo a la prueba del VIH y cumple una de las dos condiciones siguientes o ambas:\

  • Ha tenido una o más infecciones o enfermedades definitorias de SIDA.
  • El número de células CD4 ha descendido hasta o por debajo de 200 por milímetro cúbico. También conocido como recuento de células T, el recuento de CD4 suele variar entre 450 y 1200 en individuos sanos.

TOP 

 

¿Cuánto tarda una persona infectada con el VIH en desarrollar SIDA? 

En algunas personas, el descenso de células T y las infecciones oportunistas que definen el SIDA se producen inmediatamente después de la infección inicial por el VIH, pero la mayoría de las personas permanece asintomática durante 10 o 12 años y algunas incluso más tiempo. Como ocurre con la mayoría de las enfermedades, la atención médica precoz puede ayudar a prolongar la vida de la persona.

TOP 

 

¿Cuánta gente está afectada por el VIH/SIDA? 

El Programa Conjunto de las Naciones Unidas sobre el VIH/SIDA (ONUSIDA) considera que actualmente hay 33 millones de personas que viven con VIH/SIDA en el mundo. La mayoría de estas personas no saben que tienen el VIH y pueden estar transmitiendo el virus a otras. En EE. UU., aproximadamente 1,100,000 personas viven con VIH/SIDA y alrededor de 56,300 estadounidenses se infectaron con el VIH en 2006. Y los CDC estiman que un quinto de todas las personas con VIH de EE. UU. no saben que portan el virus.

Desde el inicio de la epidemia, el SIDA ha sido la causa de la muerte de 25 millones de personas en todo el mundo, incluidos casi 583,000 estadounidenses. El SIDA se posiciona con la malaria y la tuberculosis como una de las tres enfermedades infecciosas más mortales entre adultos y es la cuarta causa de muerte en todo el mundo. Más de 15 millones de niños han quedado huérfanos como consecuencia del VIH.

TOP 

 

¿Cómo se transmite el VIH? 

Cuando una persona tiene el VIH, el virus está presente en ciertos fluidos corporales, como sangre, semen, secreciones vaginales y leche materna. El virus puede transmitirse sólo cuando estos fluidos infectados con el VIH penetran en el torrente sanguíneo de otra persona. Esta clase de entrada directa puede producirse: 1) a través del epitelio vaginal, rectal y bucal o de la apertura en la cabeza del pene; 2) a través de una inyección intravenosa con una jeringa; o 3) a través de una lesión cutánea, como un corte o una llaga. Generalmente, el VIH se transmite mediante:

  • Coito no protegido (penetración anal o vaginal) con una persona con VIH. Las mujeres presentan mayor riesgo de contraer el VIH por sexo vaginal que los hombres, aunque el virus también puede ser transmitido de mujer a hombre. El sexo anal (entre hombres o entre hombre-mujer) supone un riesgo mayor, sobre todo para el/la receptor/a, ya que las mucosas anal y rectal son muy frágiles y con abundantes vasos sanguíneos pequeños que pueden sufrir fácilmente lesiones durante el coito.
  • Compartir agujas o jeringas con alguien que tiene el VIH. Estudios realizados en laboratorio demuestran que en jeringas usadas puede sobrevivir el VIH con capacidad para infectar durante un mes o más, y que las personas que usan drogas inyectables nunca deberían reutilizar o compartir jeringas, agua o material de preparación de drogas. Esta norma es válida para jeringas o agujas utilizadas para la inyección de drogas ilegales como la heroína, así como esteroides. Otro tipo de agujas, como las que se utilizan en el piercing corporal y los tatuajes, también pueden transmitir el VIH.
  • Infección durante el embarazo, el parto o la lactancia (transmisión maternoinfantil). Cualquier mujer embarazada o que tenga intención de estarlo que crea que puede haber estado expuesta al VIH, incluso si la exposición se produjo hace años, debería realizarse la prueba y buscar asesoramiento. La transmisión maternoinfantil se ha visto reducida a sólo unos pocos casos al año en EE. UU., donde las mujeres embarazadas se someten a la prueba del VIH de forma rutinaria, y a las que dan positivo se les administran fármacos para prevenir la transmisión al feto o al bebé y se les aconseja no amamantar.
  • El sexo oral no protegido con alguien que tenga VIH. Hay muchos menos casos de transmisión del VIH atribuidos a la vía oral que a la penetración vaginal o anal, pero el contacto orogenital supone un claro riesgo de infección por VIH, sobre todo cuando se produce eyaculación en la boca. Este riesgo aumenta cuando uno de los miembros de la pareja tiene cortes o llagas, como los producidos por enfermedades de transmisión sexual (ETS), cepillado dental reciente o úlceras bucales que podrían permitir la entrada del virus en el torrente sanguíneo.

TOP 

 

¿Cómo no se transmite el VIH? 

El VIH no es un virus que pase fácilmente de una persona a otra. No se transmite a través de la comida ni el aire (por ejemplo, al toser o estornudar). Nunca se ha conocido ningún caso de una persona infectada por un miembro de su familia, compañero de trabajo o amigo por contacto casual o habitual como compartir utensilios de comer o de baño, ni por abrazos o besos. (La mayoría de los científicos se muestra de acuerdo en que, aunque es posible la transmisión del VIH por besos profundos (beso “francés”), es altamente improbable.) En EE. UU., el cribado del banco de sangre ha eliminado prácticamente el riesgo de infección por transfusión y, además, no se puede contraer el VIH por donar sangre en un banco de sangre u otro centro autorizado de donaciones. El sudor, las lágrimas, los vómitos, las heces y la orina contienen VIH, pero no se ha informado ningún caso de transmisión de la infección (si excluimos dos casos relacionados con una posible transmisión a través de las heces mediante un corte en la piel). Mosquitos, pulgas y otros insectos no transmiten el VIH.

 

¿Cómo puedo reducir el riesgo de infectarme con el VIH a través del contacto sexual? 

Si mantienes relaciones sexuales, debes protegerte del VIH realizando prácticas de sexo más seguro. Siempre que tengas relaciones sexuales, utiliza un condón o “protector bucal” (un cuadrado de látex recomendado en prácticas orogenitales y oroanales). Cuando se usa de forma adecuada y habitual, el preservativo es muy eficaz. Pero recuerda:

  • Usa sólo condones (o “protectores bucales”) de látex. Los productos de piel de cordero ofrecen poca protección frente al VIH.
  • Usa sólo lubricantes de base acuosa. Los condones de látex son prácticamente inútiles cuando se combinan con lubricantes a base de aceite o petróleo, como vaselina o crema de manos. (Las personas que tengan alergia al látex pueden usar condones de polietileno con lubricantes de base oleosa.)
  • Utiliza protección todas y cada una de las veces que tengas relaciones sexuales.
  • Si fuera necesario, consulta con una enfermera, médico o educador sanitario para que te ayude a usar de forma adecuada las barreras de látex.

TOP 

 

¿Hay otras formas de evitar contraer el VIH por vía sexual? 

El condón masculino es el único método de barrera de amplio acceso contra la transmisión sexual del VIH. El condón femenino no es muy popular en EE. UU. y todavía es relativamente caro, aunque está ganando aceptación en algunos países en desarrollo. También se están llevando a cabo intentos de desarrollar cremas de uso tópico o geles llamados “microbicidas”, que podrían ser aplicados antes del coito para destruir el VIH y evitar otras enfermedades de transmisión sexual (ETS) que facilitarían la infección por VIH.

TOP 

 

¿Hay un vínculo entre el VIH y otras enfermedades de transmisión sexual? 

Tener una ETS puede aumentar el riesgo de adquirir o transmitir el VIH. Esto es igualmente cierto si tienes llagas o heridas abiertas en la piel (como ocurre en la sífilis, el herpes o el chancro) o no (como en la clamidiasis o la gonorrea). Allí donde exista una herida en la piel, el VIH puede entrar y salir del torrente sanguíneo con más facilidad. Pero incluso cuando no existieran heridas, una ETS puede provocar cambios biológicos, como inflamación del tejido, que podrían favorecer la transmisión del VIH. Los estudios demuestran que las personas VIH+ coinfectadas con otra ETS tienen cinco veces más probabilidades de contraer o transmitir el virus por vía sexual.

TOP 

 

¿Cómo puedo evitar contraer el VIH a través de una jeringa contaminada? 

Si estás usando drogas inyectables de cualquier tipo, incluidos los esteroides, no compartas jeringas ni material de inyección con nadie. (Desinfectar agujas y jeringas usadas con lejía puede reducir el riesgo de transmisión del VIH.) Si has decidido hacerte un piercing o un tatuaje, procura elegir un profesional cualificado que use equipo esterilizado. Se puede encontrar información detallada sobre prevención del VIH para usuarios de drogas en la Red Nacional de Información sobre Prevención de los CDC en el número 1-800-458-5231 o en la página www.cdc.gov/idu.

TOP 

 

¿Hay personas que estén en mayor riesgo de contraer el VIH que otras?

El VIH no discrimina. No es quién eres sino lo que haces lo que determina si puedes infectarte con el VIH. En EE. UU., aproximadamente la mitad de las nuevas infecciones por VIH están relacionadas directa o indirectamente con el uso de drogas, es decir, por usar agujas contaminadas con el VIH o por tener relaciones sexuales con una persona con VIH usuaria de drogas. Con 56,300 estadounidenses que se infectaron con el VIH en 2006, está claro que hay mucha gente que todavía realiza prácticas de alto riesgo y el índice de infecciones sigue siendo alarmantemente alto entre jóvenes, mujeres, afroamericanos e hispanos. Los índices de infecciones que aumentan más rápidamente ahora se encuentran entre los varones que tienen relaciones sexuales con varones, lo cual comprendió al 53% de las personas recientemente infectadas con VIH en 2006; un tercio de esos varones tenía menos de 30 años de edad.

TOP 

 

¿Son las mujeres especialmente vulnerables al VIH? 

Las mujeres tienen al menos el doble de probabilidades de contraer el VIH por penetración vaginal con varones infectados que al contrario. Esta vulnerabilidad biológica se ve empeorada por factores socioculturales que a menudo minan la capacidad de las mujeres para evitar tener sexo con parejas que son VIH+ o para insistir en el uso de preservativos. En EE. UU., la proporción de casos de VIH/SIDA entre mujeres ha aumentado en más de tres veces, pasando de un 8% en 1985 a un 26% en 2005. Las mujeres afroamericanas e hispanas representan menos de la cuarta parte de las mujeres estadounidenses, pero dan cuenta del 80% de las nuevas infecciones entre mujeres estadounidenses cada año. En 2005, el VIH/SIDA fue la cuarta causa principal de muerte en varones afroamericanos de 25 a 44 años, y la tercera en mujeres afroamericanas.

TOP 

 

¿Corren los jóvenes un riesgo significativo frente al VIH? 

Muchas de las 1,100,000 personas que actualmente viven con VIH en EE. UU. se infectaron en la adolescencia. Las estadísticas del año 2007 de los CDC indican que aproximadamente el 48% de los estudiantes de escuela secundaria es sexualmente activo. El 34% de las infecciones con VIH en 2006 corresponde a jóvenes de entre 13 y 29 años. Muchos jóvenes también consumen drogas y alcohol, lo cual puede aumentar la probabilidad de que realicen prácticas sexuales de alto riesgo.

TOP 

 

¿Existen tratamientos para el VIH/SIDA? 

Durante muchos años, no hubo ningún tratamiento eficaz contra el SIDA. Hoy en día, existen algunos fármacos para tratar la infección por VIH. Otros están destinados a tratar las infecciones oportunistas y las enfermedades que afectan a las personas con SIDA.

El primer grupo de fármacos impide la reproducción del propio VIH y la consecuente destrucción del sistema inmunitario.

  • Los inhibidores nucleósidos/nucleótidos de la transcriptasa inversa se incorporan al ADN del virus e impiden que la transcriptasa inversa agregue nucleótidos para formar el ADN viral funcional. Entre ellos se cuentan: abacavir, didanosina (ddI), emtricitabina (FTC),
  • Los inhibidores de la transcriptasa inversa no nucleósidos se ligan a la transcriptasa inversa para impedir que el VIH convierta al ARN en ADN, con lo cual se impide que las células produzcan nuevos virus. Entre los inhibidores de la transcriptasa inversa no nucleósidos se incluyen: delavirdina, efavirinz, etravirina y nevirapina.
  • Los inhibidores de la proteasa atacan la enzima proteasa del VIH y entre ellos se cuentan: amprenavir, atazanavir, darunavir, fosamprenavir, indinavir, lopinavir, nelfinavir, ritonavir y tipranavir.
  • Un inhibidor de entrada impide que el VIH ingrese en las células CD4 sanas al adherirse a la proteína CCR5. Maraviroc es el único inhibidor de entrada aprobado por la FDA.
  • Un inhibidor de fusión impide que el virus ingrese en las células, para lo cual se adhiere a la proteína gp41 en la superficie del VIH. Enfuvirtida es el único inhibidor de fusión aprobado por la FDA.
  • Un inhibidor de la integrasa bloquea la acción de una enzima producida por el VIH que le permite integrarse al ADN. Es eficaz contra el VIH que se ha vuelto resistente a otros fármacos antirretrovirales. Raltegravir es el único inhibidor de la integrasa aprobado por la FDA.

Muchos pacientes con VIH toman estos fármacos en combinación, un régimen conocido como terapia antirretroviral de gran actividad (TARGA). Cuando se realiza según las indicaciones, el tratamiento anti-VIH puede reducir el nivel de VIH en el torrente sanguíneo hasta niveles muy bajos y a menudo permite que las células inmunitarias del organismo aumenten a niveles normales.

Además de la terapia antirretroviral, se pueden tomar varios fármacos para ayudar a prevenir una serie de infecciones oportunistas, entre ellas, neumonía por Pneumocystis carinii, toxoplasmosis, criptococis e infección por citomegalovirus. Una vez que se presentan las infecciones oportunistas, se pueden utilizar los mismos fármacos en dosis más altas para tratar estas infecciones y se dispone de fármacos quimioterapéuticos para tratar el cáncer que comúnmente ocurre con el SIDA.

Los investigadores siguen desarrollando nuevos fármacos que actúan en las etapas críticas del ciclo de vida del virus. Se está intentando identificar nuevas dianas para fármacos anti-VIH y descubrir formas de restablecer la capacidad del sistema inmunitario dañado para defenderse del VIH y de las diversas enfermedades que afectan a las personas con VIH. En última instancia, los avances en la reconstrucción del sistema inmunitario de pacientes con VIH también beneficiará a personas con otras enfermedades graves, como el cáncer, el Alzheimer, la esclerosis múltiple y las inmunodeficiencias asociadas con la edad y el nacimiento prematuro.

TOP 

 

¿Se puede curar el SIDA? 

Aún no existe una cura para el SIDA. A pesar de que los nuevos fármacos están siendo de ayuda para que las personas con VIH puedan tener vidas más largas y sanas, hay muchos problemas asociados a su uso:

  • Los fármacos anti-VIH son muy tóxicos y pueden provocar efectos secundarios graves, entre ellos, afecciones cardíacas, insuficiencia renal y osteoporosis. Muchos pacientes (quizá la mayoría) no pueden tolerar el tratamiento TARGA a largo plazo.
  • El VIH muta rápidamente e incluso entre aquellas personas en las que TARGA funciona, aproximadamente la mitad de ellas experimenta fracaso terapéutico al cabo de un año o dos, a menudo debido a que el virus desarrolla resistencias a los fármacos existentes. De hecho, entre el 10 y el 20% de las personas recientemente infectadas en EE. UU. adquieren cepas virales que ya pueden ser resistentes a los fármacos actuales.
  • Debido a la incomodidad y complejidad de los regímenes, muchos pacientes omiten dosis de sus medicamentos. No tomar los fármacos anti-VIH según el esquema y las dosis prescritas potencia el desarrollo de nuevas cepas virales resistentes a los fármacos.
  • Incluso cuando los pacientes responden bien al tratamiento, TARGA no consigue erradicar el VIH. El virus continúa su replicación a niveles muy bajos y a menudo permanece oculto en “reservorios” del organismo como los nódulos linfáticos y el cerebro.

En EE. UU., el número de muertes relacionadas con el SIDA disminuyó significativamente debido a la amplia disponibilidad de potentes tratamientos. Pero más del 95% de todas las personas con VIH/SIDA viven en países en vías de desarrollo, y muchas no tienen acceso al tratamiento o tienen limitaciones para acceder a él.

TOP 

 

¿Existe una vacuna para prevenir la infección por VIH? 

A pesar de la intensa investigación, los expertos consideran que al menos hasta pasada una década no tendremos una vacuna contra el SIDA segura, eficaz y accesible económicamente. E incluso después del desarrollo de la vacuna, se tardarán muchos años antes de que millones de personas en riesgo de infección por VIH en todo el mundo puedan ser inmunizados. Hasta entonces, otros métodos de prevención del VIH, como la práctica de sexo más seguro y el uso de jeringas esterilizadas, seguirán siendo de vital importancia.

TOP 

 

¿Se puede notar si alguien tiene VIH o SIDA? 

Sólo por el aspecto externo no se puede decir si alguien tiene VIH o SIDA. Una persona infectada puede tener una apariencia totalmente saludable, pero cualquiera que tenga el virus puede infectar a otra persona incluso en ausencia de síntomas.

TOP 

 

¿Cómo puedo saber si estoy infectado? 

Inmediatamente después de la infección, algunas personas pueden desarrollar síntomas leves y pasajeros similares a una gripe o pueden presentar hinchazón persistente de los ganglios. Incluso si pareces saludable y te sientes bien, puedes haberte infectado. La única manera de saber con seguridad tu estado serológico es mediante la prueba de anticuerpos del VIH (proteínas que produce el organismo en un esfuerzo para combatir la infección). Generalmente se requiere la extracción de una muestra de sangre, y si ésta presenta anticuerpos del VIH significa que la persona está infectada.

TOP 

 

¿Debo hacerme la prueba? 

Si crees que podrías haber estado expuesto al VIH, deberías hacerte la prueba lo antes posible. Y estos son los motivos:

  • Incluso en los primeros estadios de la infección se pueden tomar medidas concretas para preservar la salud a largo plazo. Controles regulares con un médico con experiencia en VIH/SIDA harán posible que la persona seropositiva (y sus familiares y seres queridos) tomen las mejores decisiones sobre la conveniencia de iniciar un tratamiento anti-VIH y cuándo hacerlo, sin tener que esperar hasta que sobrevenga la enfermedad.
  • La adopción de una actitud activa hacia el control del VIH puede hacer posible más años de vida saludable.
  • Si eres VIH+, podrás tomar las precauciones necesarias para proteger a otras personas de la infección.
  • Si eres VIH+ y estás embarazada, puedes tomar los fármacos adecuados y otras precauciones que reducirán de manera significativa el riesgo de transmitir el virus al bebé, como por ejemplo no amamantar.

TOP 

 

¿Cómo puedo hacerme la prueba? 

La mayoría de las personas acude a médicos privados, centros locales de salud u hospitales para hacerse la prueba. Además, en muchos estados se ofrece la realización anónima de la prueba. Es importante intentar hacerse la prueba en un lugar que también ofrezca asesoramiento en VIH y SIDA. Los asesores pueden responder las dudas que tengas sobre conductas de alto riesgo y sugerir formas en que puedas protegerte y proteger a otras personas en el futuro. También pueden ayudarte a comprender el significado del resultado de las pruebas e informarte sobre recursos locales relacionados con el SIDA.

Aunque esté menos disponible, también hay un análisis de carga viral que puede revelar la presencia de VIH en sangre a los 3-5 días de la exposición inicial, así como pruebas de alta precisión de saliva que casi son equivalentes a los análisis de sangre a la hora de determinar el estado de anticuerpos frente al VIH. En muchas clínicas, ahora se puede hacer una prueba llamada OraQuick, que arroja un resultado preliminar en 20 minutos. También puedes obtener un equipo que te permite recoger tu propia sangre, enviarla a un laboratorio para su análisis y recibir luego los resultados de forma anónima. Sólo el equipo Home Access está aprobado por la Administración de Alimentos y Medicamentos y se puede adquirir en la mayoría de las farmacias.

Es preciso tener en cuenta que si bien la mayoría de los análisis de sangre puede detectar la infección por VIH en las 4 semanas posteriores a la exposición, a veces pueden ser necesarios entre tres y seis meses para detectar niveles de anticuerpos del VIH. En la actualidad, los CDC recomiendan hacer la prueba seis meses después de la última posible exposición al VIH.

La Línea Nacional de Atención al SIDA de los CDC puede responder a preguntas sobre la prueba del VIH y remitir a los usuarios a los centros de prueba de su respectiva área. Los operadores están disponibles en la línea gratuita, 24 horas al día, siete días a la semana en:

  • 1-800-CDC-INFO (800-232-4636)
  • 101-515-8000 (TTY/acceso para sordos)

TOP 


¿Cómo puedo ayudar en la lucha contra el VIH/SIDA? 

Todo el mundo puede colaborar en el manejo de la epidemia de VIH/SIDA. A continuación ofrecemos algunas sugerencias sobre cómo puedes marcar una diferencia: